Contrafactuales Cipriani versus la PUCP

La sentencia del Tribunal Constitucional respecto al caso Cipriani versus la PUCP ha causado la comprensible preocupación (aunque en mi impresión exagerada) de gente vinculada a la PUCP respecto al futuro de esta casa de estudios. Confieso no entender los pormenores del caso (un buen análisis puede encontrarse en el blog de J.A. Godoy y el de M.Tanaka), y de verdad que tampoco me llama mucho la atención como para invertir el tiempo en entenderlo. Sin embargo, si me llama la atención la (sobre?)reacción de mucha gente respecto al caso. Como no suelo opinar de lo que no conozco, me limitare a hacer unas preguntas y una comentario sobre un caso similar que si conozco un poco mejor.

Primero, veamos algunas reacciones:

“Ese triste pero posible panorama, recordémoslo, no es el de una simple crisis interna para la Universidad Católica. La PUCP es la institución más solvente de la academia peruana, es uno de los motores de nuestra intelectualidad, una de las pocas tablas de salvación de nuestra sociedad si es que alguna vez esperamos salir del agujero en el que los Fujimoris y los Garcías nos han enterrado. ¿Se puede permitir que quede precisamente en manos de ellos mismos?

¿Cuánto tiempo pasará antes de que desaparezcan el Instituto de Derechos Humanos de la PUCP, las valiosas cooperaciones entre la universidad y la sociedad civil o los mecanismos de difusión y construcción de una cultura al alcance de todos que la PUCP promueve a través de eventos como el Festival de Cine de Lima?” Los fuji-fachos

“Les importa muy poco o nada el riesgo de que una de las universidades más importantes del Perú sea capturada por manos ultraconservadoras, y que su nivel académico descienda al abismo en virtud del control ideológico ultramontano. A muchos falsos liberales no les interesa la preservación de las libertades académicas, o que se prohíba la lectura de ciertos libros (con “etiqueta roja”) o que se impida la investigación en determinados temas. Tampoco reparan en el hecho de que hoy la PUCP es un recinto plural en donde encontramos profesores de distintas escuelas y modos de pensamiento, pluralidad que se disolvería con la intervención conservadora; mienten quienes sugieren malintencionadamente que la PUCP constituye una “cantera izquierdista” El fariseísmo de los falsos liberales

“Hay una tercera razón y es crucial. La Iglesia no puede controlar las finanzas de una universidad, porque puede ahogar económicamente aquellas iniciativas que no le agradan. Dice que no se va a meter con cursos ni profesores, pero controlando el presupuesto puede orientar las cosas hacia donde desee. En realidad, ni la Iglesia ni ninguna otra institución puede decidir sobre la economía de una universidad. El riesgo es que cese la producción de ciencia y se transforme en propaganda. Por ello, la enorme importancia que para todo el país tiene la autonomía universitaria, también violada por este insólito fallo del TC.” La Pugna por la Católica

En resumen, si el Cardenal lograse controlar la PUCP, entonces un poco mas y volveríamos a la edad media. La PUCP se volvería en nido de conservadores y propagandistas (una sucursal del Opus Dei), y con ella se afectaría el nivel de la academia peruana.

Preguntas:

¿No es la Universidad de Piura una universidad controlada por el Opus Dei? ¿No es cierto que, hoy por hoy, es la universidad que tiene la mejor plana docente en economía en el Perú (buena parte de ella con doctorados en el exterior por encima del promedio de doctores que tienen la UP y la PUCP)? Como que no suena, más allá de que nos guste o no la doctrina de Escrivá de Balaguer, que el Opus Dei controle universidades de mala calidad.

En el escenario de que Cipriani llegara a controlar la PUCP:

¿Botaran a todos los profesores que no sean católicos? ¿Quemaran todos los libros de Sartre en el Polideportivo de la PUCP? ¿Prohibirán que las estudiantes usen minifaldas en el campus? ¿Expulsaran a estudiantes que se fumen un troncho en sociales? ¿Prohibirán la lectura de los libros del Padre Gutiérrez? ¿Habrá carteles llamando a la castidad pegados en todos los murales?

Si, se que exagero, pero mi sensación es que las reacciones por el fallo no lo son menos. Ahora en serio:

¿Cambiara la composición del profesorado? ¿Despedirán a los profesores de tendencia de izquierda? Me parece algo difícil. Ni siquiera Fujimori, con todo el apoyo que tuvo, pudo llevar a cabo una reforma laboral tan radical. Con toda la resistencia que tiene Cipriani, dudo que encuentre espacio como para cambiar abruptamente la composición de la plana docente.

Si no son los profesores, ¿entonces qué? Los temas de investigación de los profesores no se verán afectados ya que eso no pasa en ninguna universidad controlada por la Iglesia, más aun en un contexto como el peruano en donde básicamente se produce gracias a consultorías y no por fondos asignados directamente por la universidad. Las bibliotecas no se verán en lo sustancial afectadas (no creo que Cipriani mande a quemar libros de física nuclear, de biología molecular o de teoría del desarrollo). Uno no debería esperar cambios en el caso de las ciencias básicas y por ahí tal vez alguno que otro cambio marginal en el caso de las letras y ciencias sociales, que en lo sustancial no debería afectar, para bien o para mal, la calidad de la investigación y enseñanza producida por la universidad (que, convengamos, para estándares internacionales no son tan buenas que digamos).

Ahora, uno si podría observar ciertos cambios en algunas posiciones más institucionales de la universidad, pero ahí el asunto es más relativo. A mí me parece positivo el apoyo y el rol que la PUCP ha tenido en temas de DDHH. Pero si lo dejara de tener, no me parece que sería el fin del mundo como ciertos sectores parecen sugerir. Existe un movimiento importante de personas e instituciones interesadas en DDHH en el país, por lo que dudo que la desactivación del Instituto de Derechos Humanos de la PUCP vaya a afectar demasiado. Lo mismo puede aplicarse a otros temores similares a la pérdida del énfasis en la temática de DDHH que ha tenido la universidad. Si no lo hace la PUCP alguien más lo hará.

Esto me recuerda a lo que paso en el Banco Mundial cuando entro Paul Wolfowitz a la presidencia. Como saben, Paul Wolfowitz fue secretario de Defensa durante el gobierno del impopular Bush. Cuando asumió la presidencia del BM, mucha gente pensó que el Banco se volvería una institución al servicio de los conservadores de la Casa Blanca y que habría una retroceso en términos de la agenda más progresista que el Banco había asumido durante los 10 años de Wolfenshon. Obviamente, no paso nada, porque una institución tan grande como el BM no cambia de la noche a la mañana debido a las naturales resistencias institucionales y una cultura propia que es más fuerte que los deseos de la cabeza de turno. La burocracia del Banco siguió moviéndose a su propio ritmo y los prestamos e investigación que el Banco desarrollo durante ese periodo no cambio en lo mas mínimo. Los temas siguieron siendo sustancialmente los mismos, salvo alguna que otra nueva iniciativa, que es lo común en el Banco. Finalmente, la misma burocracia se las arreglo para terminar forzando la salida de Wolfowitz.

Tengo la impresión que una institución como la PUCP algo similar sucedería. Obviamente en un escenario de control bajo Cipriani es de esperar que este quiera imprimirle su dinámica a la universidad, pero calculo que resistencias institucionales ahogaran cualquier intentona conservadora.

Ahora, obviamente que los incentivos son exagerar la historia para ganar apoyo a la causa, lo cual es fácil cuando en la otra esquina esta un personaje tan impopular como Cipriani. Pero no exageremos tanto tampoco. Aun así se diese el escenario más apocalíptico que plantean algunos, dudo mucho que la suerte de la PUCP deba importarle mucho al ciudadano de a pie, como sugiere Tony Zapata. Creo que hay batallas más importantes por pelear que un litigio entre una universidad privada y un sector de la Iglesia sobre asuntos testamentales.

Salvo mejor parecer.

ACTUALIZACION

Mas citas fatalistas:

Cual espesa nube volcánica del Eyjafjallajökull, la sombra del arzobispado se cierne sobre la autonomía de la Pontificia Universidad Católica del Perú…

Este es el legado que convierte a la PUCP en una presa irresistible para la ideología autoritaria y oscurantista del Opus Dei. No es que la universidad haya formado únicamente profesionales cercanos a la izquierda, que los hay y de los más destacados. También han salido de sus aulas derechistas del más alto nivel. Es precisamente esa pluralidad la que resulta inadmisible para una mentalidad que, tal como puede verse en la Universidad de Piura, execra esa dinámica convivencia de ideas opuestas, que se enriquecen de una tensión fecunda y contradictoria. No son (solo) cosas de abogados

“La sentencia del TC no tiene ningún valor jurídico cuando se pronuncia sobre materias que exceden su competencia. Pero es útil a la campaña propagandística que ha montado el Opus Dei contra la PUCP, a través de los voceros fujimoristas. Basta ver la algarada desplegada por Correo, Expreso y La Razón para constatarlo. Los mismos enemigos de la CVR y encubridores de las violaciones de los derechos humanos (esa cojudez que tanto incomoda a monseñor Cipriani) vuelven a aparecer juntos.” Los de siempre, en lo de siempre

El artículo aparecido en la Republica es de antología.

“El pensamiento crítico y la tolerancia a la diferencia, valores democráticos que han caracterizado por décadas la formación en esta universidad, podrían verse acorralados por la visión conservadora y e intolerante del cardenal Cipriani…

De cualquier forma, lo que está en juego es la suerte de uno de los escasos focos de pensamiento crítico del Perú, ese que en los noventa, mientras San Marcos y otras universidades mostraban fuertes sesgos ideológicos, mantuvo su neutralidad académica y se opuso democráticamente a los gestos autoritarios del gobierno de Alberto Fujimori.”

En especial esta parte linda con la estupidez:

“Una clase con el cardenal Juan Luis Cipriani como profesor podría estar signada por el silencio sepulcral. Los brazos cruzados y la mirada en el vacío, sus discípulos sometidos a una seguidilla de sermones político-religiosos sobre el desenfreno del mundo contemporáneo y las fuerzas del mal que empujan a todo convicto defensor de los derechos humanos. “Lo primero que haríamos al entrar al aula sería una ‘reflexión matutina’, un espacio para comentar las razones para oponerse a los matrimonios homosexuales, los medios de comunicación azuzadores y las píldoras del día siguiente”, imagina Renato Constantino, estudiante de Derecho y presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica.

Si alguien alzara la mano para mostrarse disconforme con alguno de los dogmas ventilados, su pretensión rebotaría en las cuatro paredes del salón. Así lo sospecha Renato: “Cipriani evitaría discutir con frases como ‘Es una revelación divina’, ‘El Señor lo ha querido así’ o ‘Esto excede tu entendimiento’”. La bibliografía escrita por el cardenal docente en la pizarra tendría una serie de omisiones. Tratados socialistas de Karl Marx, perturbadoras novelas existencialistas de Jean Paul Sartre y manifiestos católicos alternativos de Gustavo Gutiérrez, formarían parte de una lista negra de obras cuya lectura se buscaría desincentivar. Esto no se buscaría ejecutar a través de prohibiciones expresas, algo escandaloso en tiempos liberales, sino a partir de sutiles hostigamientos en clase dirigidos a aquellos que pecan de excesiva curiosidad intelectual, como ocurre en los centros educativos conservadores.” La intolerancia se asoma en la PUCP

Siempre he criticado la caricaturización del oponente en cualquier discusión y esta parte del articulo es simplemente un monumento a la caricatura. Qué forma más sesgada la de la periodista que escribió la nota. Si esta egreso de la Católica, habla muy mal de su escuela de periodismo.

Conclusion: parece ser que la intolerancia no es patrimonio exclusivo de Cipriani.

Advertisements

Leave a comment

Filed under Uncategorized

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s